Galletas de Jengibre (Gingerbread Cookies)

IMG_3620

Las galletas con especias son un dulce esencialmente invernal, como el vino con especias o el té de Navidad. Están hechas para tomar con té o leche calentita al calor mientras fuera hace frío. Podría decir que son ideales para compartir en familia en estas fiestas “tan señaladas”… pero por ahí no paso, lo siento. Creo que, de todas las cosas de la Navidad que me molestan, la que más me fastidia es la profusión de lugares comunes. Si ya nos pasamos el año escuchando cosas como “sigue a tu corazón” o “el universo conspirará para darte lo que deseas”, en Navidad esas frases falaces se multiplican al menos por cinco. Y ni siquiera es ya particularmente original que no te guste la Navidad, con lo que es muy difícil mantener el nivel gafapastero y glamouroso que una servidora se esfuerza por dar a su público.

Pero no, no me gusta mucho la Navidad como concepto. Me gusta que haya vacaciones y cenar cosas buenas con mis padres, pero la fiesta como tal, la idea navideña, tiene una pátina triste, no sé muy bien por qué. Aquí donde me ven, a pesar de esta chispa y este ingenio que me ha dado la providencia, soy una persona con una fuerte tendencia a la melancolía.

Tantas películas, tantos libros, tantos anuncios que te piden que seas feliz hacen que te sientas abrumado por las expectativas creadas, no porque tú esperes algo maravilloso, sino porque parece que algo maravilloso se espera de tí. Y ni siquiera sabes qué. Además, volver a tu ciudad durante una o dos semanas es siempre extraño. No es igual que en verano, el frío trae muchos recuerdos, no todos buenos. Dos o tres días paseando con frío en Granada y, zas, ahí está la melancolía dichosa. No falla.

Para compensar, está la gran ventaja navideña (cuyas siglas son, por supuesto GVN). La GVN es, sin duda, que pueden comer lo que quieran sin sentirse culpables. A partir del ocho de diciembre, ese momento en el que están colocando su belén hereje con buey y mula, todos caen víctimas del “ya total”. Una frase estupenda. Ya total, si viene la Navidad y ya luego en enero me pongo a dieta. Ya total, si ya me he comido diecisiete trozos de queso, uno más no se nota… por supuesto, necesitar el “ya total” para sentirse bien comiendo no es más que una reminiscencia cristiana y absurda que les hace ver el placer con ojos culpables pero, ya sé que no son ustedes perfectos, qué le vamos a hacer.

En fin, que ya he hablado demasiado y sé que están esperando una receta.

GALLETAS DE JENGIBRE

Ingredientes

– 425g de harina

– 1 cucharadita de bicarbonato

– Un poquito de sal

– 2 cucharaditas de jengibre molido

– 1 cucharadita de canela molida

– El rallado de una nuez moscada, como media cucharadita

– Media cucharadita de clavo molido

– 180g de azúcar moreno

– 170g de mantequilla sin sal

– 160g de miel

– 1 huevo grande

Proceso

Se juntan en un bol la harina, las especias, la sal y el bicarbonato y se reserva. En otro (que tiene que ser grande, porque al final albergará toda la masa), se mezclan la mantequilla, la miel y el azúcar. Aquí hay que trabajar un rato si no se tiene robot de cocina, porque la mantequilla y el azúcar parece que no se van a juntar nunca, aunque, al final, como los protagonistas de la telenovela, lo hacen. Si se empeñan en hacer todo esto sin ensuciarse la manos, se tarda mucho más.

Después, hay que verter el bol con la harina y las especias en el otro y mezclarlo todo. Saldrá una masa marrón con aspecto de galleta, que haremos una bola y meteremos en la nevera, envuelta en film transparente. Tiene que estar en la nevera al menos dos horas.

Cuando ya haya pasado el tiempo, se extiende la masa con un rodillo, de forma que tenga un grosor aproximado de medio centímetro o un poquito más. Para no ensuciar, lo mejor es usar papel vegetal para poner entre la mesa y la masa. Se precalienta el horno a 180ºC y se saca la bandeja del horno, que se forra también con papel vegetal. Mientras el horno se calienta, cortamos las galletas con un cortapastas. Hay de montones de formas y yo he puesto la foto con las galletas de estrellita porque son lo más navideño que tengo, me temo.

Se van colocando en la bandeja del horno, con algo de separación entre unas y otras, para que, cuando aumenten de tamaño, no se peguen unas a otras. El tiempo que deben de estar en el horno es de aproximadamente 10 minutos si son pequeñitas, como las mías, y un poco más si son grandes.

Cuando estén listas y las saquen, no se asusten si están blanditas, luego se endurecen cuando se enfrían. Lo suyo es enfriarlas sobre una rejilla. Y no se las coman calientes.

La receta es de una compañera de departamento. ¡Gracias, Maruja!

Anuncios

3 Respuestas a “Galletas de Jengibre (Gingerbread Cookies)

  1. yo mato la melancolia a base de jalar como si no hubiera un mañana. Ya total… XDDDDDDDDDDDDDDD
    gracias por la receta!!!

  2. Lo mejor de estas galletas son las galletas y, después, lo mucho que se parlotea mientras se hacen.

  3. Es verdad lo de los lugares comunes. Jajaja. Eso estalla hoy, día del sorteo de Navidad. … “el gordo ha estado muy repartido” (y no va a estar repartido? va a comprar uno sólo todas las series de un número?),.. “ha caído en un barrio muy popular, al que le hacía mucha falta”, ….. “yo voy a tapar agujeros con el dinero ” (iros de viaje o pagad deudas que para eso ya está la masilla);…. etc etc etc. Hoy nos hemos hartado de tópicos. Gracias por proporcionarnos un motivo para estar algo más felices en cualquier momento del año, y no sólo en estas fechas tan señaladas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s