Empanada de pollo y puerros. (Chicken and leek Pie)

Se estarán preguntando por qué el título aparece también en inglés. ¿No se lo estaban preguntando? Pues háganlo, hay que ser curiosos e inquisitivos. Pues no, no es sólo porque es una receta inglesa… es porque “Pie” no es exactamente empanada. Los “Pies” ingleses son cremosos y hay infinidad de variedades y se parecen más a una especie de pastel salado que a una empanada. También hay “Pies” dulces, y espero compartir con ustedes alguna uno de estos días.

Hay una campaña internacional en contra de la comida inglesa. Admítamoslo, lo que odia la gente no es la comida inglesa, sino el mísero sandwich de pepino que las madres inglesas de su intercambio llamaban almuerzo. Y eso es porque en los noventa no había cultura de cocina en los hogares ingleses. En los restaurantes y en los pubs la comida es estupenda, pero las madres inglesas siempre han cocinado fatal. A nosotros, niños procedentes de un país católico en el que las madres eran sacrificadas cocineras, nos parecía espantoso ver aquellos sandwiches, aquellos rábanos rallados y la fanta de naranja eternamente sobre la mesa. Incluso nosotros, que éramos adolescentes, estábamos seguros de que aquello no podía ser sano.

Pero no culpen de todo esto a la cocina inglesa. Hay recetas magníficas de asados, de “pies”, de dulces de todas clases, y también el famoso “Fish and Chips”. Si van al Reino Unido, por favor, déjense de cadenas de comida rápida, pizzerías y restaurantes indios (bueno, vayan a algún indio, que son muy buenos) y entren en un buen pub a pedir comida local. No se arrepentirán.

La receta que ocupa este post(un poco modificada) está sacada de un libro de Angela Boggiano que se titula “Pie”. Sí, eso es. Sólo tiene recetas de “pies”, y es fantástico. Recuerdo que lo compré en la librería Waterstones, en Picadilly Circus y que una señora muy amable, a la que llamo desde entonces “my pie advisor”, me ayudó a encontrarlo entre montones de libros de cocina. Según ella, este libro era  el mejor porque “las recetas no eran nada pijas”. Una señora inglesa como Dios manda.

PIE DE POLLO Y PUERROS.

Ingredientes para 4 personas.

– Hojaldre precocinado, dos hojas grandes.

– 4 moldes de aluminio desechables, de 0.5 litros (los venden en el supermercado junto al papel de alumnio)

– 1.5kg de pollo, cortado en trozos.

– 1 zanahoria, troceada.

– 1 apio, también troceado.

– 2 cebollas, bien picadas.

– 2 puerros, bien picados.

– Un poco de mantequilla

-150 ml de vino blanco

-150 ml de nata.

– Aceite, sal y esas cosas que se usan en todas las recetas y que no debería hacer falta que escribiera aquí.

Elaboración.

Cogemos una cacerola grande y  colocamos dentro todo el pollo, la zanahoria cortada, el apio y la  mitad de la cebolla. Cuando esté todo en la cacerola, echamos agua hasta que está cubierto, y la ponemos a calentar a fuego fuerte. Cuando comience a hervir bajamos un poco el fuego y lo dejamos cociendo durante 45 minutos. Sí, 45 minutos. Es la típica receta que dejas en la cocinas mientras tú lees un rato o ves un capítulo de tu serie favorita.

Cuando hayan pasado los 45 minutos y esté el pollo ya hecho, se cuela el contenido de la cacerola y todo lo sólido se aparta para usar en la empanada. El líquido es un caldo bastante rico que usaremos después. Y sí, hay que dejar enfriar el pollo un buen rato, el suficiente como para poder tocarlo sin quemarse. Así que os sentáis y leéis otro ratito (no aprovechéis para hacer otras tareas domésticas, que es muy triste).

Después, cuando ya esté frío, separáis la carne de los huesos, tarea que será muy fácil gracias a que el pollo estará muy blandito. Calentáis aceite con un poco de mantequilla una sartén grande (tiene que caber en ella todo el relleno para los pies)  para rehogar los puerros y lo que queda de la cebolla. No pongáis la sartén muy fuerte, porque se quemarán. Simplemente, rehogar suavemente durante unos 5 minutos, hasta que estén suaves y doraditos. Una vez que hayan pasado los cinco minutos, se echa el vino y se sube el fuego. Esperamos hasta que el líquido se reduzca a la mitad (unos 3 o 4 minutos) y echamos entonces 100ml del caldo que teníamos reservado, la nata, y el pollo con sus amiguitos sólidos (la zanahoria cocida, el apio y la cebolla). Se mezcla bien todo, se rectifica de sal y se corta el fuego. Ese es el relleno.

Se precalienta el horno a 180ºC y mientras vamos preparando los moldes. Cada molde tiene que tener, al final, media hoja de hojaldre. De esta media hoja separamos más o menos una tercera parte y con el resto forramos el molde. Cuando esté forrado, metemos dentro el relleno, como aparece en la foto. Obviamente, cada molde tendrá que tener dentro la cuarta parte del relleno.

Después, utilizamos el trozo que falta para taparlo, de manera que quede con el aspecto de la foto de abajo. Antes de meterlo en el horno, pintamos la masa con un poquito de leche. Hay quién tiene un pincel de silicona al efecto, pero yo le doy con un poco de algodón. Se trata sólo de hidratar el hojaldre un poquito, nada más.

Así es como debe quedar, con el relleno dentro, antes de meterla en el horno. Una vez que esté precalentado, horneamos las pies durante unos 40 minutos, hasta que estén doraditas y crujientes.

Para servirlas, recomiendo patatas fritas o ensalada verde, según cómo de sano se sienta el comensal ese día. Y cerveza, por favor. 

Anuncios

4 Respuestas a “Empanada de pollo y puerros. (Chicken and leek Pie)

  1. Este mismo fin de semana hago esta receta. A parte de que tiene que estar riquísima, es que ¡es super sencilla! y con los ingredientes que se tienen en casa. ¡¡¡Pies ricaaaaaaass!!

  2. …y cerveza, jejejeje. Me uno a lo de hacerla este finde, aunque yo no tengo de nada de lo que se necestia, me paso por mi amigo el supermercado y arramplo con todo. *.* ¡Qué bien que hayas vuelto a subir comida rica!

  3. Si la hacéis mandadme fotos que las ponga, plis. Y ya veréis que buenas están 🙂

    La verdad es que las “pies” son maravillosas. Yo siempre que voy a Inglaterra acabo pidiéndolas por lo menos dos días, jeje.

  4. Este Pie me vuelve un tirano. Normalmente soy comedido a la hora de pedir algún plato para comer, pero en este caso pierdo toda conciencia y empiezo a pedirlo compulsivamente, ains… Si es que está tan rico y me trae tan buenos recuerdos londinenses…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s