Pasta con marisco.

Como este verano he estado de viaje por Italia, he pensado que estaría bien postear una receta de pasta. De hecho, he comido tanto en Italia que es posible que me haya traído algunos kilos de más. Desgraciadamente, no son kilos de esos de los que Ryanair te obliga a dejar o pagar. No, son de los otros. Pero da igual. La comida italiana es maravillosa y merece la pena.

Cuando me mudé a Huelva, hace siete años, me encontré con que cerca de mi casa había un mercado de pescado estupendo. Era de esos antiguos, como los que hay en Portugal, de esos en los que no hay separación entre los puestos. 

Justo al llegar, en la primera semana de clases de nuestro primerísimo año como profesores, vino a visitarnos un amigo de Colorado que se quedó totalmente alucinado con el mercado. Recuerdo que fuimos a ver los puestos una mañana que yo salía temprano y tomó montones de fotos.

Lo cierto es que era digno de verse y, sobre todo, diferente al resto de de los que yo había visto en España. He pasado muchas mañanas de sábado en ese mercado, comprando mariscos, filetes de atún, fruta… me encantaba su ambiente, el bullicio, el mármol de los puestos, los calendarios del Recreativo, y los propios jugadores comprando fruta. Era un lugar entrañable, que guardo entre mis mejores recuerdos de Huelva.

Desgraciadamente, la fotos que estáis viendo las tomamos  el último día que abrió. Ahora en el solar que quedó después de derrumbarlo han hecho un aparcamiento, creo, y en el nuevo mercado los puestos están separados, como en todos los mercados modernos. No hay cosa que fomente más la melancolía que recordar lugares que significaron mucho en su día y que hoy ya no existen.

La cuestión es que, cuando descubrí lo fácil que era conseguir marisco fresco y a buen precio, empecé a pensar enseguida en recetas de pescado, y esta fue una de ellas.

PASTA CON MARISCO.

Ingredientes (para 4 personas)

– 350g de espaguetis negros

– 1 cebolla, mejor si es de esas moraditas.

– Un chorreón de zumo de limón.

– 1 diente de ajo.

– 150ml de vino blanco.

– 150ml de caldo de pescado.

– 400g de mejillones

– 250g de gambas crudas.

– 25og de anillas de calamar.

– Cilantro.

Elaboración

No soy lectora de Mary Higgins Clark pero, una amiga de confianza, que sí lo es, me ha explicado que para hacer pasta con marisco todas las glamourosas protagonistas de esta autora se sirven una copa de vino blanco que van tomando a sorbitos mientras preparan el plato. Desde aquí recomendamos que no sean menos y se sirvan su copa.

Una vez cumplido este paso fundamental, se pone agua a hervir para cocer la pasta, con algo de aceite y sal. Si echan también en la olla, con el agua, las cabezas de las gambas y las repescan con un colador cuando el agua hierva, eso les dará aún más sabor a pescado.

Para la elaboración de la salsa, se limpian los mejillones, se pelan las gambas, se pica la cebolla finita y se aplasta el diente de ajo. En una sartén grande, se sofríen el ajo y la cebolla y, cuando ésta tenga un color translúcido, se añade el vino y el caldo. En cuanto empiece la ebullición, se echan los mejillones. Se revuelve durante unos dos o tres minutos, se baja el fuego y se añaden los calamares y las gambas. Se echa un chorreón de limón sobre el pescado y luego se deja cocer hasta que los mejillones estén abiertos y las gambas se vean rositas. Esto suele tardar unos seis o siete minutos, dependiendo de la potencia del fuego o de la cantidad. Por eso, no conviene empezar a hacer la salsa demasiado pronto.

Finalmente, cuando ya esté casi lista, se pica un poco de cilantro y se espolvorea al gusto sobre el marisco, junto con un poquito de sal.

Una vez escurrida la pasta, se incorporan todos los ingredientes, junto a los espaguetis, en la olla que hemos usado para cocerlos y se remueven para mezclar bien. Después, pueden servirlos. Ni que decir tiene que lo mejor es acompañar el plato de un buen vino blanco. Seco, a  ser posible.

Anuncios

7 Respuestas a “Pasta con marisco.

  1. Ay, el choco huelvano, ay, las bolsas de marisco llenas por sólo doce euros, ay, el jamón pata negra… Sí, todo eso era fantástico. Pero aunque ese mercado ya no existe, nos llevamos para siempre una receta tan rica como ésta.

  2. No hay nada como el pescado fresco y bueno de los mercados….lástima que muchos estén desapareciendo. Esta receta tiene que resucitar al más hambriento, qué pinta más buena. Jamás se me hubiera ocurrido echarle cilantro así que a probarla y ya cuento, jeje

  3. Sí, Fran, en Huelva se quedaron muchas cosas buenas, sobre todo de comida. Y algunas personas. 😀

    Rebecca, el cilantro le da un toque fantástico. De hecho, casi todo el pescado coge sabor con él. Puedes ponérselo también al pescado al horno, por ejemplo.

  4. ¡Qué receta tan rica! Y con reminiscencias, me encanta leerte.

    Seguro que ésta convenzo a la familia para que la prueben. El otro día hice tu pollo glaseado y les encantó, tengo que mandarte foto para el blog.

    Un abrazo.

  5. ¡Gracias! 😀

    Y lo de las reminiscencias, es que no puedo remediarlo, me encanta recordar. 😉

  6. Ese plato está de lujo, que yo lo he probado. A mí el cilantro me recuerda los platos de pescado o arroz que suelen poner en Portugal. Recordáis el arroz de la casa rural de Tavira, el día de la celebración del 30 cumpleaños? Pienso en ese día me viene el olor del cilantro a la cabeza. Y el un Protos muy añejo…

  7. Tan añejo como nosotros…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s